CENTRO DE ATENCION INTEGRAL 0800-222-CASA (2272)
EMERGENCIAS 0800-333-6300
prevención casa
4 de FEBRERO DÍA MUNIDAL DE LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER

Cáncer es la palabra que se suele obviar, ya que su asociación a la perdida de la vida es inevitable y sólo en Argentina provoca alrededor de 60 mil muertes al año. 

Hacer foco en la prevención es una tarea importante para llegar y concientizar a más personas, a fin de generar conductas saludables para una detección temprana de la enfermedad.

Es una enfermedad que puede prevenirse hasta en el 50% de los casos: al menos en la mitad de los desarrollos tumorales hay un agente externo identificado que lo provocó.

Por eso, cada 4 de febrero se transforma en un día de concientización sobre el cáncer, con el objetivo de dar promoción y prevención a una de las enfermedades que generan una alta tasa de mortalidad a nivel mundial.

Hábitos que ayudan 

El vuelco hacia hábitos saludables es un paso clave en la prevención; por ejemplo, no fumar reduce la tasa de cáncer de pulmón, y evitar la obesidad reduce las probabilidades de aparición de otros cánceres como de mama, próstata y colorrectal.

El Miisterio de Salud de la Nación advierte que “un índice alto de masa corporal, un bajo consumo de frutas y verduras, sumado al sedentarismo, al tabaquismo y a la ingesta excesiva de alcohol son los responsables del 30% de las muertes por cáncer”

El cáncer es la segunda causa de muerte en Argentina, la tasa de mortalidad es alta pero la educación y la organización de la salud son dos factores fundamentales para prevenir la enfermedad. 

Prevención primaria y secundaria

La prevención primaria es tener hábitos saludables y la eliminación o control de la exposición a riesgos.

La prevención secundaria es la detección precoz de la enfermedad. Allí están combinadas responsabilidades de los ciudadanos y del sistema de salud. 

A pesar de los avances en términos de detección y tratamiento de la enfermedad en los últimos treinta años, el cáncer es percibido por la sociedad como una de las enfermedades con mayor riesgo de vida, aun cuando existen otras igualmente riesgosas.

Tiempo atrás el cáncer era sinónimo de muerte ya que preponderaba el hecho de que no podían ser curados; en la actualidad se apunta a la sobrevida del paciente, está comprobado que ciertos cambios en el estilo de vida influye significativamente en la reducción de la tasa de cáncer. 

Entonces, ¿por qué hay que hablar del cáncer? Porque con prevención y tratamiento temprano se puede evitar una de cada tres muertes por esta enfermedad, y porque el cáncer ya no es una sentencia de muerte.

Este texto es sólo informativo. Ante cualquier duda consulte a su médico. 

Fuente: Instituto Nacional del Cáncer

Ministerio de Salud de la Nación

 

VOLVER
CENTRO AUTORIZACIONES Y ATENCIÓN TELEFÓNICA 0800-222-2272