CENTRO DE ATENCION INTEGRAL 0800-222-CASA (2272)
EMERGENCIAS 0800-333-6300
prevención casa
RCP: LA AYUDA EN TUS MANOS

Saber cómo practicar reanimación cardiopulmonar (RCP) ante una persona que sufre un paro cardíaco fuera del hospital pone en nuestras manos la posibilidad de salvarla. Y las probabilidades de marcar la diferencia son elevadas. 

 

El paro cardíaco ocurre cuando el corazón se detiene de manera inesperada, se interrumpe la circulación y esto afecta primero el cerebro, que deja de recibir oxígeno; con las compresiones de la RCP en el tórax, el corazón vuelve a bombear.

La reanimación cardiopulmonar es una maniobra de emergencia, que consiste en aplicar presión rítmica sobre el pecho de una persona que haya sufrido un paro cardíorespiratorio, para que el oxígeno pueda seguir llegando a sus órganos vitales.

El inicio inmediato de RCP por parte de alguien entrenado, aunque no sea un profesional, puede aumentar en un 40% las posibilidades de supervivencia de los afectados.

RCP usando solo las manos en adolescentes y adultos:

Evaluá el estado de conciencia de la persona, si no responde a estímulos y la respiración es anormal o nula seguí los pasos:

1) Consultá si hay un Desfibrilador Externo Automático (DEA) en el lugar y pedile a alguien que llame a emergencias mientras empezás la maniobra, si estas sólo, llamá antes de empezar.

2) Comenzá cuanto antes a realizar las compresiones. Entrelazá tus manos y comprimí fuerte y rápido el centro del pecho hasta la llegada del personal entrenado.

3) Reevaluá el estado de la persona, si contás con un DEA encendelo y seguí sus instrucciones

Cómo hacer las comprensiones correctamente

Frecuencia: no debe ser menor por 100 compresiones por minuto ni mayor por 120.

Profundidad: se debe comprimir el tórax un mínimo de 5 cm y un máximo de 6 cm.

En Latinoamérica y algunos países de Europa, septiembre es el "Mes del RCP", la técnica que permite ayudar a víctimas de ataques cardiorespiratorios y que según la American Heart Association (una de las más prestigiosas instituciones a nivel internacional) puede duplicar y hasta triplicar las posibilidades de supervivencia de la víctima.

¿Sabías que la ley 27.159 ampara a todo aquel que practique RCP para ayudar a otra persona? Por eso, si dudás entre hacer RCP y no hacerla por miedo a hacer daño, recordá que siempre ayuda más intervenir. Saber practicar RCP es vivir con la tranquilidad de que, ante un imprevisto, podés salvar a otra persona.

Este texto es solo informativo. Ante cualquier duda consulte a su médico.

Fuente: Secretaría de Salud de la Nación. 

VOLVER
CENTRO AUTORIZACIONES Y ATENCIÓN TELEFÓNICA 0800-222-2272