CENTRO DE ATENCION INTEGRAL 0800-222-CASA (2272)
EMERGENCIAS 0800-333-6300
prevención casa
CÓMO CUIDARSE DE LAS ENFERMEDADES TÍPICAS DE INVIERNO

Detectarlas a tiempo, consultar a un profesional y no automedicarse son puntos esenciales para evitar las enfermedades de típicas del invierno. Las bajas temperaturas que se producen durante la temporada invernal genera las llamadas enfermedades estacionales, donde las infecciones respiratorias son muy comunes, tanto en niños como en adultos. 

En esta época del año existe un aumento de circulación de gérmenes, que son los precursores de cuadros infecciosos -en su mayoría de bajo riesgo- y que ceden de manera espontánea entre 5 a 7 días luego de haberse iniciado el cuadro, no se tratan con antibióticos y presentan mejoría sintomática con antitérmicos.

Las enfermedades típicas del invierno

- Resfrío: es el de mayor frecuencia y dura de 3 a 5 días. Los síntomas son estornudos, congestión y secreción nasal, escasa tos seca, dolor de cabeza y fiebre no muy alta. El tratamiento se basa en aliviar los síntomas con analgésicos, descongestivos y/o antihistamínicos.

- Gripe o Influenza: dura entre 5 y 10 días. Se trasmite por contacto con secreciones de personas infectadas a través de las gotitas que se diseminan al toser o estornudar, y de superficies u objetos contaminados con estas secreciones. Los síntomas son más intensos, con mayor congestión y secreción nasal, dolor de garganta, fiebre alta, dolores musculares y tos seca, que puede luego ser con secreciones. Al igual que en el resfrío, se tratan los síntomas. Importante: la gripe puede presentar complicaciones, se debe consultar rápidamente al médico ante la presencia de síntomas como falta de aire o dificultad para respirar, aumento de la tos con catarro amarillo o verde, dolor en el tórax.

- Bronquitis-Traqueítis: es la inflamación de los bronquios o la tráquea, que son los conductos por donde circula el aire. Los síntomas son tos con mayor producción de secreciones y, en algunos casos, cuadros de broncoespasmo. La causa es de origen viral en el 80% de los casos; los antibióticos están indicados según el criterio médico.

- Neumonía: los síntomas son fiebre alta, tos con expectoración amarrillo-verdosa o sanguinolenta, dolor en el tórax, decaimiento general, falta de aire. Es la infección más severa de las vías respiratorias, en algunos casos requiere internación. La causa más frecuente es por bacterias y se trata con antibióticos.

El modo de prevenir infecciones respiratorias graves es vacunándose. Las vacunas son la antigripal -que debe ser aplicada todos los años- y la anti-neumococcica -la vacuna contra el neumococo, una bacteria que produce neumonía y otras enfermedades

Medidas para evitar contagios

  • Lavarse las manos con agua y jabón después de volver de la calle, antes de cocinar o comer y después de ir al baño o cambiar pañales
  • Ventilar todos los ambientes a diario
  • No fumar y mantener los ambientes libres de humo
  • Consultar al médico ante la aparición de síntomas compatibles con una infección respiratoria
  • No automedicarse. El uso de remedios sin receta puede provocar intoxicación y enmascarar los síntomas de la enfermedad, lo que dificulta el diagnóstico correcto y agrava el cuadro clínico.
  • Mantener reposo en la casa mientras continúen los síntomas (fiebre, tos, malestar general)
  • Cubrirse la boca al toser o estornudar con un pañuelo descartable o con el pliegue interno del codo para evitar contagiar a otros

 

 

Fuente

Asociación Argentina de Medicina Respiratoria.

FdP 22/08/2018

 

VOLVER
CENTRO AUTORIZACIONES Y ATENCIÓN TELEFÓNICA 0800-222-2272